Amante del café

Yo soy de esas personas que no puede evitar buscarle una segunda vida a las cosas, en especial a las telas y a las prendas que ya cumplieron su ciclo. Vi un par de sacos de café e inmediatamente pensé en un bolso, forrado en otra tela bonita para que proteja la tela de saco y no caiga todo el peso en ella. Una forma única, original y práctica!

Si lo quieres más grande, o bien se te ocurre otro modelo, sólo tienes que pedirlo, ya sabes que aquí (casi) todo es personalizaste 😉